NUESTROS VIÑEDOS

LINEA

En esta tierra de escasas lluvias y suelos rocosos crecen cepas vigorosas y uvas maduras con las que elaboramos vinos de gran textura, con mucho cuerpo y llenos de personalidad, que cautivan a los aficionados y expertos. Nuestras principales variedades son Petit Verdot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlot, Syrah y Monastrell, todas ellas tratadas para conseguir una perfecta adaptación a nuestra excepcional tierra y clima. Disponemos de una parcela experimental donde nos centramos en la innovación y desarrollo con el fin de conseguir cada día un producto nuevo, más cuidado y dedicado para sorprender a nuestros consumidores e impulsar al sector, cultivando variedades poco tratadas en nuestra zona y con gran potencial. Entre nuestros cultivos experimentales destacan la Viognier, Touriga Nacional, Caladoc, Egiodolá, Rousanne, Marsanne, Gewurztraminer y Malbec.

Casa de la ermita

CULTIVO ECOLÓGICO

LINEA

En varias de nuestras parcelas trabajamos mediante los requisitos de “Cultivo ecológico”. Este tipo de prácticas agronómicas se centra principalmente en no utilizar productos químicos en el proceso de cultivo y tratamiento contra plagas, así como en el abonado de los viñedos usando solo productos naturales. En Casa de la Ermita producimos los primeros vinos de Jumilla ecológicos y pioneros en la Región de Murcia, gracias a que nuestros viñedos respetan la legislación de la “agricultura biológica” desde hace más de 5 años.

Casa de la ermita

NUESTRA BODEGA

LINEA

Rodeada de viñedos, nuestra bodega está ubicada a más de 700 metros de altitud, donde flora y fauna conviven en un ambiente irrepetible. Su situación y cuidado la convierten en el lugar perfecto para la elaboración única. Un lugar donde disfrutar de la creación de vinos de Jumilla en un entorno idílico, donde poder realizar grandes experiencias de enoturismo. Cuenta con un parque de 4.200 barricas de 225 litros cada una, tres prensas neumáticas, equipo frío, embotelladora y capacidad para miles de litros. La uva entra en la bodega a 8 metros de altura, y el proceso de vinificación se realiza por gravedad. La elaboración media dura entre 10 y 15 días a temperatura controlada obteniendo así vinos complejos y sabrosos, con buena aptitud para la crianza.

Casa de la ermita

Calidad y experiencia

LINEA

En Casa de la Ermita contamos con las más altas certificaciones sobre políticas de calidad y medioambientales, con el objetivo de cuidar nuestro enclave natural y poder ofrecer los mejores vinos de Jumilla. Las certificaciones BRC (Global Standard for Food Safety) e IFS (International Food Standard) nos proveen de los modelos más difundidos internacionalmente como proveedores de producto de marca propia, garantizando la seguridad y el control de los procesos junto a la salubridad y calidad de nuestros vinos.

Casa de la ermita

ENÓLOGO

LINEA

Eloy-Sanchez

Desde bien pequeño he sentido verdadera pasión por el vino. Haber nacido en el seno de una familia de viticultores, ha influido sobremanera en mi vida. Desde pequeño, empecé a familiarizarse y a contribuir en las tareas agrícolas propias del viñedo, así como a visitar la bodega cooperativa de la que mi padre era socio. Entrar allí y percibir aquellos aromas embriagadores, despertó en mí una vocación que años después se materializó en profesión.

En el vino no hay una receta válida para todos los años. Cada vendimia es un reto que asumimos con motivación y valentía para adecuar nuestros conocimientos y la técnica a la uva que se recolecta en el momento más oportuno, ayudándonos de los análisis y de la cata de uvas, en la que se tienen en cuenta hasta 20 parámetros, algo impensable hasta hace unos pocos años, pero que nos proporciona una valiosa información.

En el valle del Carche, el viñedo ha pasado a ser lo más importante para nosotros a la hora de plantear un vino. De la viña vamos a extraer todo el potencial del suelo, así como de su microclima y de la intervención humana que se verá reflejado posteriormente en el vino, dándole personalidad y haciendo que el territorio sea capaz de viajar dentro de cada botella hasta los cada uno de los 45 países en los que Casa de la Ermita se puede disfrutar. En algunos casos, una cuidada y equilibrada crianza usando las barricas más adecuadas, servirán para potenciar en armonía su carácter de fruta.

Y es que el vino es un transmisor de valores: paciencia, trabajo en equipo, coraje, equilibrio, estimulación, decisión, creatividad y perseverancia. Todos ellos son necesarios para alcanzar la grandeza en el vino, el alimento más interesante y más inteligente que ha tenido la humanidad.